×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
26 Junio 2019 04:01:00
No lo hagan enojar a Manolo
¿Cuántas veces usted lector ha leído accidentes viales causados por un camión de transporte público?, seguramente hasta ya perdió la cuenta de ello y malamente tanto sociedad como autoridades lo integraron a la larga lista de cosas cotidianas.

Una falta administrativa de los municipios del país que indebidamente lo ven como algo normal y no pasa de ser una noticia de la nota roja sin transcender a mayores consecuencias para estas unidades, choferes, así como para los dueños de esas concesiones.

Cuántas veces los usuarios de este servicio han sido testigos de las estiras y aflojas cada vez que se trata de aumentar tarifas. Lo mismo sucede con las promesas que hacen estos concesionarios con el famoso “vamos a mejorar las condiciones de las unidades”. Pero también la población ya sabe cómo se las gastan y solamente cambian la lamina del exterior y pintura nueva, pero son las mismas máquinas y los mismos frenos, es decir, los camiones andan circulando en pésimas condiciones.

En mis más de 25 años de trayectoria como periodista he sido testigo en que no existe ningún alcalde en Coahuila que se escape de algún accidente causado por el pulpo camionero. También siempre les toca vivir un accidente lamentable que deja huella por su gravedad en donde se pierde la vida de ciudadanos o bien que sus destrozos sean muy grandes difíciles de olvidar.

En esta ocasión en la cabecera municipal de Saltillo, Coahuila de Zaragoza; le tocó vivir su primer lamentable accidente en donde estuvo involucrado el transporte público el cual fue noticia de varios días en darle continuidad por su gravedad.

Pero también es la primera vez que el cabildo del Ayuntamiento de Saltillo, vota por unanimidad la cancelación de la concesión 0707-A, con la Ruta 2 A y es la misma Presidencia Municipal quienes se harán cargo del resto de los gastos médicos para una menor de diez años quien estuvo involucrada en ese accidente.

No faltó el regidor oportunista para aprovechar la tribuna y hacerse notar exigiendo mayores medidas siendo insuficiente la pura cancelación de la concesión, así como los gastos médicos por parte de la Presidencia Municipal para esa menor. Pero cabe mencionar que de nada sirvió ya que su petición depende mucho de su propia bancada, es decir, Morena. Ante la demanda solicitada por dicha regidora, en este caso, depende mucho del recurso federal. Así que un pequeño mensaje para todo aquel político perteneciente a Morena, ya que su mismo líder Andrés Manuel López Obrador, les ha puesto una mordaza porque no pueden exigir nada ante un Presidente de México, que implementa recorte de dinero en todo país, no solamente en obras sociales, sino también en estructura como lo sucedido en Durango cuando AMLO cancela el proyecto Metrobús para La Laguna de Durango, y así como este también lo existe en crecimiento para el transporte público de los más de dos mil cuatrocientos cabeceras municipales que hay en el país.

Hay que recordar que el joven alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas en el mes de febrero del 2019, modernizó el transporte público con un plan muy innovador en la que resaltaba la participación de la ciudadanía, nuevas rutas, mejoramiento de las unidades en la cual en dicho evento entregó unidades nuevas y en ese mismo mes de febrero se anunció la profesionalización, es decir, la capacitación de más de 500 choferes de la Universidad Tecnológica de Coahuila.

Ahora si que todo se resume en que, por parte de la Presidencia Municipal de Saltillo, que encabeza el alcalde Manolo Jiménez Salinas, no quedó como autoridad la disposición aterrizada con hechos, ni tampoco la adquisición de vehículos, es decir, servido con bandeja de plata a los concesionarios saltillenses.

Sin embargo, una vez más queda demostrado que este grupo, es decir, los camioneros del transporte público no tienen respeto a la comunidad, compromiso y mucho menos palabra para mejorar las condiciones que se merece Saltillo, sino nada más quieren seguir ganando a consta del sufrimiento de los usuarios, así como la integridad de los pasajeros, peatones y conductores particulares.

Que no confundan a un Alcalde amable con otra cosa, ya que cuando Manolo se enoja y no le cumplen lo que tanto entrega por el bien de los saltillenses, es mejor que se cuiden. Es mejor no sacarle el lado molesto del alcalde porque “aguas”.

Es evidente que se tendrá que apretar las tuercas no solamente a los conductores o choferes de camiones del transporte público, sino también a los taxistas que son considerados como parte del mismo gremio del transporte urbano. Algo se tendrá que hacer también en cuanto a la exigencia de nuevos seguros automotriz en donde su cobertura que garanticen la responsabilidad civil, usuario, y pasajeros no menores a los tres millones de pesos, pero también que dicha medida sea para cada unidad y conductor que den servicio de taxi público.

Seguramente que la cancelación de la concesión 0707-A, será una medida de las muchas que vendrán posteriormente ya que si algo se le conoce al Alcalde, Manolo Jiménez Salinas es que sus decisiones nunca son de manera impulsiva. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2